Si el pasado año el Cristo del Perdón no se exponía en su tradicional Besapié y ni salía a recorrer las calles de su feligresía por indicaciones de los restauradores, en la jornada de ayer todo volvió a la normalidad.

Desde las cinco de la tarde se abrieron las puertas del templo de la Inmaculada Concepción para que los fieles y devotos se acercaran a contemplar al Cristo del Perdón en su Besapié. Un acto que no suele contar con gran cantidad de personas pero que si recoge entre aquellos muros del barrio de La Casería la devoción más sincera al Cristo del barrio.

Tras la misa de siete de la tarde -del segundo día de Triduo de la hermandad- se volvieron a abrir las puertas del templo para que -ahora sobre parihuela- el Cristo del Perdón recorriera las calles de su barrio en devoto Vía-Crucis. 

Muchas muestras de devoción para el Titular cristífero de la hermandad del Jueves Santo que reposará sobre su paso en tan solo unos días como anuncio de la llegada de una nueva Semana Santa al barrio de La Casería. (ISLAPASIÓN).

Galerías: