La Iglesia conventual del Carmen acogió en la noche de ayer, Jueves de Pasión, un acto íntimo y emotivo junto al Cristo de la Salud, crucificado de bella factura que se venera en este templo isleño.

Una meditación a cargo del Rvdo. P. Ángel Outón inició este acto que estuvo acompañado por la interpretación de varias marchas al órgano por parte de José González García.

Con el templo a oscuras y con solo la iluminación de cuatro velas junto al crucificado se leyeron estas meditaciones así como un pequeño texto por parte del pregonero de la Semana Santa de 2016, Eduardo Albarrán Orte.

En este ambiente de oración el acto lo cerró el cante de una sentida saeta con voz añeja y letra antigua.

Sin duda uno de los momentos menos conocidos de la Cuaresma en San Fernando junto a una de las joyas de la imaginería de la ciudad.

El Cristo de la Salud está expuesto en devoto Besapié durante toda la tarde de hoy antes del tradicional Vía-Crucis que se realiza por el interior del claustro carmelitano. (ISLAPASIÓN).

Galerías:


Comentarios: