Histórica mañana vivida el domingo en Triana con el vía crucis del Cristo de las Tres Caídas, uno de los actos más multitudinarios de los que se realizan en el año.

Triana, en el último día del mes de enero, se llenó de público para rezar y acompañar a la portentosa imagen desde la capilla de los Marineros hasta la parroquia de Santa Ana. Dos horas para comprobar la devoción de este Cristo que abarrotó las calles del barrio

A pesar de estar media ciudad cortada por la media maratón, de tener a muchos trianeros en la aldea del Rocío por la celebración de la Candelaria o por estar disputándose el encuentro de liga entre el Sevilla Fútbol Club y el Levante en el Sánchez Pizjuán, nada puede con Triana.

El arrabal inició su particular Cuaresma con este vía crucis que fue especial al adelantarse a la mañana del domingo, donde se pudo admirar al Cristo de las Tres Caídas por la calle Betis, por la plaza del Altozano, San Jacinto o Rodrigo de Triana entre otras.

Contó con un cortejo de unos 200 cirios iniciado con la Cruz Alzada. Vestía la túnica de Carrasquilla y estrenaba nuevas andas.

El vecino más antiguo del arrabal, sin estar al compás de su paso y sin música volvió a demostrar en esta mañana la gran devoción que tiene el Cristo de las Tres Caídas de Triana. (ISLAPASIÓN).

Galerías: