La Hermandad del Nazareno tenía todo previsto para organizar una gran cabalgata de Reyes Magos por las calles del centro de la ciudad. Todo estaba previsto, menos la lluvia, que apareció minutos después de salir el cortejo y que deslució parte del trabajo realizado por los hermanos de esta corporación.

En carruajes tirados por mulas Melchor, Gaspar y Baltasar fueron tirando caramelos y juguetes a todos los niños que se acercaron a ver el paso de esta comitiva.

La cabalgata terminó algo antes de lo previsto en la casa de hermandad del Nazareno donde los pequeños pudieron disfrutar de la cercanía de los Magos de Oriente y hacerles llegar sus deseos de cara a la noche del 5 de enero. (ISLAPASIÓN).

Galerías:


Comentarios: