La Hermandad de Vera-Cruz tenía en la tarde de hoy una cita que por segundo año consecutivo congregaba a sus hermanos para que se pronunciaran sobre la viabilidad o no de salir el próximo Miércoles Santo. 

La cita, dividida en dos partes, daba comienzo a las seis y media de la tarde con el primero de los dos cabildos celebrados: el general ordinario que todas las hermandades deben celebrar en los tres primeros meses del año. 

En este primer cabildo se argumentaron los puntos del orden del día previstos y que son de obligado cumplimiento, cuentas y actividades principalmente. En este cabildo se informó principalmente a los hermanos de la situación de la economía de la hermandad y los pagos realizados en concepto de la situación legal en la que se encuentra actualmente la cofradía. 

Tras este cabildo se procedió a la realización del cabildo extraordinario que tenía una doble finalidad: informar sobre la situación con respecto a la escuela taller que restauró la capilla de la Vera-Cruz y la posibilidad o no de realizar la salida procesional del Miércoles Santo. 

En el segundo punto, quizás el de más corto plazo, los hermanos votaron por unanimidad que la cofradía realice la estación de penitencia el próximo Miércoles Santo. 

También se les informó que los penitentes que forman el cortejo discurrirán por las calles de la ciudad con la cola de la túnica suelta tal como se hacía hasta hace unos años.

La salida procesional del Miércoles Santo tiene un horario previsto de salida a las siete de la tarde y una recogida que se calcula a las doce de la noche. (ISLAPASIÓN).