Bajo el coro de la parroquia de la Magdalena (Sevilla), delante de la puerta por la cual se accede a la calle Cristo del Calvario, la hermandad letífica del Amparo montó el pasado fin de semana un majestuoso altar en honor a la Santísima Virgen. 

Ataviada con manto dorado bordado en oro de salida y rodeada de numerosas jarras con rosas de color champagne y antirrinium blancos junto a dos candelabros plateados portando cera blanca. 

Tras la Santísima Virgen, un dosel granate de grandes dimensiones, y dos ángeles custodios portando sendos banderines de la corporación. (ISLAPASIÓN).

Galerías: