La Hermandad del Cristo del Amor no pudo romper el gafe de su propia historia, y nada más sacar a la calle su procesión conmemorativa del 75 Aniversario, debió darse la vuelta, y recoger en la capilla tanto su paso de misterio, como la miles de ilusiones depositadas en una jornada que nació llena de nubes, y que terminó truncada bajo las precipitaciones de la tarde.

Una auténtica muestra de mala fortuna, que recordó a lo sucedido hace justo un Año, cuando la cofradía del Señor de las Penas debió vivir exactamente lo mismo, en una tarde que como esta, comenzó con dudas, y terminó con agua.

Así las cosas, Juan Verdugo, hermano mayor que impertérrito asistía a la primera lluvia de la tarde, hubo de convencerse a la altura del Centro Andaluz de Flamenco, donde la orden de darse la vuelta se convirtió en la peor noticia del día, de que no quedaba otro remedio, por lo que retorno a la capilla, y adiós muy buenas, entre eso sí, los acordes de una Agrupación San Juan, que rompió en lagrimas lo escrito en sus partituras.

Por medio, una preciosa estampa del misterio solo protagonizado por el Cristo, la Virgen de los Remedios, y el apóstol San Juan, rememorando la salida de 1940.

En definitiva, una preciosa procesión de sólo media hora, que nos dejó los dientes largos, pero que hizo honores a la historia de una cofradía que está más viva que nunca. (ISLAPASIÓN).

Galerías: