Punto y final en Sevilla a las fiestas de la Encarnación con la procesión llevada a cabo en el primer domingo del mes de octubre. Gran colofón en estos días donde la hermandad de la Cena continúa realzando esta devoción.

Hubo varias novedades, el cambio en el itinerario, el estreno de Manuel Miguel Cabello como capataz de la Virgen de la Encarnación tras el fallecimiento de Luis Núñez Lozano.

Asimismo, el nuevo manto blanco realizado por Antonio Jesús del Castillo y la incorporación de flores de talco, algo utilizado hasta que la Virgen dejó de salir en 1927. Así era el exorno floral por aquel entonces, ya que no existía la posibilidad económica de adquirir flores naturales.

De nuevo, la banda de música del maestro Tejera dio un concierto durante una procesión convertida en el último culto de la actual junta de gobierno. (ISLAPASIÓN).

Galerías: