El pasado fin de semana en Sevilla capital se caracterizó principalmente por dos salidas procesionales de imágenes de la misma advocación: la Divina Pastora.

La Divina Pastora regresó el sábado a las calles de Triana. Fervor y emociones se volvieron a dar cita en el tercer sábado de septiembre en el viejo arrabal. Más de seis horas de recorrido por calles adornadas y llenas de luz que llevaron al paso comandado por el capataz Javier Díaz Espinosa al encuentro de los fieles con la Virgen. 150 años de devoción en Triana que pusieron su broche de oro pasadas las 1:30 horas de la madrugada.

El ciclo pastoreño se cerró el domingo, un año más, con la Pastora de Santa Marina. El barrio de la Feria afianzó, de nuevo, su arraigo a esta devoción tres veces centenaria. Momentos intensos en la mayoría de un recorrido que reencontró a la imagen atribuida a Ruiz Gijón por el entorno de San Juan de la Palma y Omnium Sanctorum. Con Antonio Santiago a los mandos de la cuadrilla de costaleros y la Banda de Música del Sol tras el paso.

Durante el fin de semana también se celebró el Triduo a la Virgen de las Mercedes de la Puerta Real. (ISLAPASIÓN).

Galerías: