La Iglesia de la Sagrada Familia ha acogido en la noche de hoy la eucaristía que pone fin al curso cofrade marcado por el Consejo local de Hermandades y Cofradías.

En una calurosa jornada -en la que al menos una decena de hermandades y cofradías no han participado en este acto- los cofrades han asistido al templo del barrio de la Bazán para participar de este acto que sirve también como acción de gracias por los logros conseguidos en el último curso cofrade.

El Arcipreste de la ciudad, el Rvdo. P. Alfonso Gutiérrez Estudillo, ha presidido como director espiritual del Consejo esta celebración eucarística en la que ha sido especialmente crítico en su homilía.

Gutiérrez Estudillo basándose en la Evangelii Gaudium ha querido hacer reflexionar a los cofrades presentes del papel que juegan las cofradías en la actualidad. Recordó el Arcipreste las motivaciones a las que el Vicario Episcopal de la Bahía, el Rvdo. P. Lázaro Albar, planteó a los cofrades en el inicio del curso en el que los alentaba a la participación en la Escuela de Evangelizadores, a lo que el Arcipreste preguntaba "¿Dónde ha estado la presencia de los cofrades?" y añadía "¿Cuántos miembros de juntas de gobierno la conocen, tan siquiera la han leído o la han trabajado en alguna sesión de formación?" en referencia a la Carta Pastoral del Obispo Diocesano presentada el pasado mes de octubre.

También hizo Gutiérrez Estudillo una radiografía de las hermandades en la que ha pedido una "conversión pastoral" que deje de un lado "la frase tan manida de esto siempre se ha hecho así", afirmaba.

Igualmente planteaba el Arcipreste en su homilía a los cofrades de La Isla que "corremos el riesgo de secularizarnos, de quedarnos en el barniz de fórmulas estéticas más o menos bellas, formas folklóricas y tradiciones que tan sólo se quedan en expresiones artísticas y patrimoniales pero que no dan signo ni testimonio de fe". 

Recordando que el próximo 8 de diciembre el Papa Francisco abrirá el Año de la Misericordia, Gutiérrez Estudillo ha animado a los cofrades a la "conversión pastoral" en "un año propicio para que todos hagamos una revisión seria del mundo cofrade en general, de sus formas, de sus estructuras, de sus normas, comenzando por la actualización de las normas diocesanas, pasando por la renovación de nuestras formas de presencia y compromiso en la Iglesia". (ISLAPASIÓN).

Galerías: