Por vez primera en la historia de La Isla una celebración de la festividad del Corpus Christi -una de las de mayor importancia en el calendario de la ciudad- ha sido presidida por un "Príncipe de la Iglesia" o lo que es lo mismo un Cardenal, en este caso el Emérito de Sevilla fray Carlos Amigo Vallejo.

La tarde eucarística comenzó a las seis y cuarto de la tarde con la procesión bajo mazas de parte de la corporación municipal que acudió al Solemne Pontifical del Corpus. Tras esto comenzaron a llegar las máximas autoridades militares encabezadas por el Almirante de la Flota (ALFLOT), Santiago Bolívar Piñeiro.

Antes de las seis y media y desde un hotel cercano a la Iglesia Mayor Parroquial llegaba el Cardenal Amigo Vallejo que saludaba a las autoridades antes de entrar en el templo en el que se le recibió con un largo aplauso de los fieles que llenaban los bancos del templo y las naves laterales del mismo.

La celebración del Solemne Pontifical estuvo acompañada musicalmente por la Coral Logar de la Puente y un grupo de cuerda y viento de la Sinfónica Municipal de San Fernando que engrandecieron aún más esta eucaristía con sus interpretaciones.

La celebración eucarística estuvo marcada por la homilía del Cardenal que quiso destacar como uno de sus puntos fundamentales la importancia de vivir en un estado aconfesional como garantía de los derechos a la práctica de culto de todas las religiones y apuntó la importancia de la eucaristía como centro de la vida del cristiano.

Cuando en distintos puntos del templo se comenzaba a dar la Comunión por parte de los sacerdotes del arciprestazgo presentes en esta eucaristía, el cortejo del Corpus comenzaba a andar por la Plaza de la Iglesia. 

Tras la Cruz Parroquial -a la que antecedía la Banda Sinfónica Municipal de San Fernando interpretando marchas procesionales- varios centenares de niños y niñas de Primera Comunión que antecedían a las representaciones de las asociaciones parroquiales -Reina de los Ángeles y Auxiliadora de San Marcos- y de las hermandades de gloria. Este tramo de corporaciones antecedían a la comitiva de la Hermandad de San José con el paso del Patrón como primero de los que procesionaron en la tarde-noche eucarística.

Tras el paso de San José el grueso de las hermandades de penitencia como antesala de la comitiva de la Virgen del Carmen seguida de las hermandades sacramentales, colegios profesionales, Consejo de Hermandades y demás autoridades civiles antes del paso de la Custodia. 

Junto al paso de la Custodia el Cardenal Amigo Vallejo que durante todo el recorrido fue impregnándose de los muchos isleños que se acercaron a las calles del recorrido del Corpus para acompañar a Su Divina Majestad.

Una importante representación militar con la Banda de Música de Infantería y una compañía de este cuerpo militar cerraban un cortejo histórico que difícilmente se volverá a repetir en años venideros.

El fuerte viento de levante que lleva azotando la ciudad desde hace días, y que fue incrementando durante la tarde tal y como establecían las previsiones, marcó la jornada de Corpus afectando tanto al montaje de los altares por parte de las distintas hermandades como desluciendo la propia procesión en sí. La misma estuvo en la calle aproximadamente dos horas en un recorrido que contó con mucho público en la salida y en los últimos metros de Real y algo menos en la Alameda y la zona de la calle Real próxima al colegio de La Salle. 

Un retraso -propiciado por la demora en la celebración del Solemne Pontifical- hizo que la bendición y reserva con la que concluye esta procesión se demorara algunos minutos sobre lo previsto. 

Tras la retirada de las unidades militares y con el traslado del Santísimo al Sagrario de la Iglesia Mayor concluía una jornada eucarística marcada por la presencia del Cardenal fray Carlos Amigo Vallejo que fue aplaudido en los últimos metros de la calle Real antes de cruzar el dintel del primer templo de la ciudad. (ISLAPASIÓN).

Galerías: