Llegados a los últimos días de campaña electoral y tal como hicimos con el PSOE y Ciudadanos partidos de los que expusimos su opinión y valoración sobre la Semana Santa, hermandades y cofradías, hoy nos acercamos al candidato del Partido Andalucista a la alcaldía, Francisco Romero.

Junto a la iglesia de la Divina Pastora en uno de los últimos días de la campaña electoral y acompañado del número tres de su lista, Juan José Carrera, cofrade entre otras de la Hermandad de la Divina Pastora responde a las preguntas que le planteamos acerca del mundo cofrade.

-  Como delegado de Cultura que has sido durante los últimos años has tenido un trato cercano a las hermandades y cofradías ¿Qué valoración haces de esta legislatura ostentando este cargo público?

Muy positiva. Muy fluida. Soy consciente de la relevancia dentro de la vida cultural y social de La Isla del papel que juegan las hermandades y sinceramente puedo asegurar que no existe ninguna hermandad a la que no haya ayudado a conseguir alguno de los sueños, de los proyectos, de los programas y de los objetivos que tenían en estos años.

Desde todos los puntos de vista he ayudado: desde el interior de la hermandad, en relación a cultos, de programación cultural y musical y desde el punto de vista social que para mí es muy importante. He estado en todo momento al lado de las hermandades para todo lo que me han propuesto pero especialmente para esa labor social de ayuda a las familias que más lo necesitan y que en muchos casos es una labor desconocida.

Mi relación ha sido perfecta en cuatro años que han sido muy intensos no solo en Cuaresma, siempre me han tenido a su lado y me tendrán.

-  Si existe un punto durante el año esencial para la delegación ese es la programación de Cuaresma. Una programación que ha ido aumentando en número de actos cada año pero de la que se critica que sean muchos de ellos propios de las hermandades y poco acto propio del consistorio ¿Qué opinión le merece?

Está claro que desde 2012 a 2015 hemos ido a más en número de actos. Permíteme que hagamos el siguiente paralelismo, en La Isla se practica mucho deporte y existe mucha demanda pero porque la hemos creado a través de la oferta en equipamientos. Es decir, al ofrecer eventos deportivos crea la inquietud y estimulas la práctica deportiva. Pues aquí existen muchos actos que organizan las hermandades en los que se les ha puesto el equipamiento y la Delegación a su disposición.

Cuando los cofrades han visto que soy un servidor público que les escucha y que intenta ayudarles se han aumentado ese número de actos por la predisposición que ha existido siempre de colaborar con todas y cada una de las hermandades y cofradías. Muchas de estas actividades y actos sin mi ayuda igual no hubieran sido posibles.

-   Sobre ese ofrecimiento del equipamiento también se ha comentado que quizás es excesivo refiriéndose al uso del Real Teatro de las Cortes para actos cofrades incluso que estos han ido a devaluar el sitio y el acto central que allí se celebraba como era el Pregón de Semana Santa ¿Qué opina sobre esto?

Democratizar un lugar como se ha dicho es maravilloso, quiere decir que se abre, que es accesible. Hablamos mucho de la promoción de la ciudad y del turismo cultural pues esa promoción tiene que ver que si no es accesible, no es.

Organizar por ejemplo el Pregón de la Madrugá en la casa de la Cultura, el Museo o en otro espacio y no hacerlo en el Teatro de las Cortes es sin duda desaprovechar un aforo, unos medios técnicos y una prestancia que no se consigue en otros espacios. Y eso atrae también, supone un atractivo más.

Es cierto que puede pensarse que el Teatro se debería dejar solo para el Pregón de Semana Santa, por cierto un Pregón que hace unos años tampoco se hacía en ese espacio y que fue un gobierno del Partido Andalucista el que a petición del Consejo de Hermandades lo llevamos a este histórico equipamiento de nuestra ciudad. Hemos recuperado el Pregón y lo hemos dignificado pero existen otros eventos que por cuestión de aforo deben ir allí también. Las hermandades que lo han pedido luego han respondido con creces llenando el Teatro.

No es lo mismo que la Agrupación Virgen de las Lágrimas de un concierto con 130 músicos en el Teatro o lo de en otro lugar, que no tenemos por cierto para una banda de este calibre, físicamente no se puede.

¿Es necesario un equipamiento para estos actos? Sí, pero de momento el Teatro ha servido para democratizar el acceso a la cultura cofrade y eso es muy positivo.

-  También se ha criticado no solo al Partido Andalucista sino a la clase política en general la en demasía politización de las hermandades. Esa necesidad de las hermandades que hace unos años podía ser totalmente al contrario.

Yo lo que veo es que las hermandades son las que han venido a solicitar mi ayuda y yo se las he dado por la importancia cuantitativa y cualitativa que tienen las cofradías dentro de la ciudad. Por ello yo en mi proyecto de ciudad les he pedido que me informen cuales son sus necesidades, preocupaciones e inquietudes.

He tenido un encuentro político tras cuatro años al frente de un cargo público en el que les pedí a los cofrades que se sumaran al proyecto participativo que presento a los ciudadanos. Yo escuché a las hermandades ya que existen cosas a mejorar siempre.

Lo que nunca voy a hacer –y en mi proyecto está- es utilizar a las hermandades. Solo aparece una foto de dos penitentes –del Huerto- ya que pienso que nuestra Semana Santa también merece que se sigan haciendo cosas para mejorar.

Creo que le podemos facilitar las cosas a las hermandades de cara a la Feria, y así me lo trasladaron como principal medida a tener en cuenta para los próximos años. Además de la Feria también en todas las actividades que realizan a pie de calle, y yo soy un político de calle. Y esta es una de las necesidades que he visto en el contacto directo.

Nuestra Semana Santa es la mejor, es en la que me he criado, y no hace falta ponerle más coletillas. Mi vida no sería la misma sin mis recuerdos a los hombros de mi padre viendo a las hermandades de niño, o en las sillas de la Carrera Oficial en la calle Rosario viendo pasar los cortejos, mi adolescencia no sería la misma sin la Madrugá del Nazareno. Pero todo es mejorable. Hace falta ayudar aún más a las hermandades y cofradías.

Además potenciando a las hermandades estamos creando empleo, estamos generando oportunidades. Muchos emprendedores y negocios aumenta su contratación durante la Semana Santa, vende más. Por lo tanto eso es bueno para la ciudad y su economía. Y por tanto yo escuchando a las hermandades he podido comprobar que se pide un aumento en la ayuda a las mismas –la subvención que se destina por parte del Ayuntamiento- y unas facilidades en sus actividades de calle, especialmente en la Feria con la modificación de las medidas fiscales para los caseteros. Y esas son mis propuestas.

-  Además de estas dos propuestas ¿Alguna otra sobre el mundo de las hermandades?

Si te parece voy a entrar en dos medidas muy concretas y muy politizadas: el museo cofrade y la Carrera Oficial. Para mi ambas propuestas caen en el mismo error que son propuestas que se plantean de espaldas a las hermandades y cofradías, no se les ha escuchado a los cofrades, se les ha impuesto en su diseño y planteamiento.

Yo creo que zapatero a tus zapatos. Y para llegar a algo de este tipo hace falta sentarse a hablar y a escuchar antes a los que deben opinar sobre estos temas. Tendríamos que ver la viabilidad de una muestra permanente del patrimonio y la necesidad o no de trasladar o modificar en algo nuestra actual Carrera Oficial.

Los dos proyectos han querido aprovechar el tirón político, esa influencia o esa masa social con la que cuentan las hermandades y cofradías. Por eso yo no he planteado ningún proyecto de este tipo. Yo les he escuchado y me han trasladado sus demandas y en ningún caso entraba dentro de esas inquietudes estos dos proyectos.

¿Enriquecer nuestro patrimonio expositivo? No lo descarto pero sentándome con el Consejo y con las hermandades para ver que tipo de iniciativa se puede hacer con todos los parámetros que conlleva: lugar, economía, etc. Las hermandades no son empresas y tienen que tener la ayuda del Ayuntamiento para sacar adelante este tipo de acciones. Las hermandades no son una empresa de seguros a las que darles un edificio y ya está. Eso es desconocer la realidad.

-  En el caso del proyecto de cambio de Carrera Oficial que se ha propuesto ¿Qué opinión te merece?

Creo que al medio de transporte –tranvía- aún le queda bastante, y lo siento, pero es que decir lo contrario sería no tener los pies en el suelo. Le queda mucho de obra en Chiclana, el acuerdo entre la administración autonómica y Adif, es decir aún nos queda un camino por recorrer, cuando llegue el momento se verá.

La Carrera Oficial de Sevilla sigue en la avenida de la Constitución ¿no? Y coge el tranvía el resto del año ¿no? ¿Es técnicamente seguro que vayamos a tener que cambiar la Carrera Oficial? Yo no lo puedo asegurar.

No tengo una opinión técnica conformada en este tema como para poder asegurar que vaya a tener que modificarse la Carrera Oficial o no. Las soluciones serán las que den los técnicos, pero no tengo claro que haya que modificarla y menos aún imponer un modelo de Carrera Oficial a los cofrades sin consultarles previamente.

-  Si después del domingo los isleños te votan y colocan como alcalde de la ciudad ¿Qué harías a favor de las hermandades y cofradías?

Si soy alcalde en primer lugar voy a continuar en una línea que creo que el balance es muy positivo. No creo que no existe ninguna hermandad de penitencia o de gloria que se haya ido con un no por mi parte.  Esa fluidez, esa relación va a continuar seguro y como las hermandades están satisfechas por ese trato desde Cultura más lo estarán desde la Alcaldía.

Como alcalde las hermandades y cofradías me tendrán siempre a su lado y si las he ayudado más las ayudaré. También intentaré dar respuesta a las demandas concretas que me comenten las propias hermandades.

-  Otro de los temas a debate es la situación de las distintas bandas y formaciones musicales de la ciudad ¿Cómo crees que se debe actuar en este sentido?

En estos años se le ha dado una solución ante una determinada coyuntura a la situación de la antigua Banda Municipal convirtiéndose en Sociedad Filarmónica, una coyuntura legal que además se suma al plan de ajustes y yo hice un grandísimo esfuerzo para mantener esa realidad: un grupo humano de isleños que siguieran formándose como músicos y ofreciendo una calidad tan buena como la que habían desarrollado en más de veinte años.

Se le dio una solución y en la misma reciben una subvención igual que la recibe el equipo de fútbol de la ciudad, la asociación taurina, FIPE, etc. Mi planteamiento como siempre es ayudar, constructivo. Por lo tanto mi planteamiento es sin perjudicar a nadie dar respuesta a esas inquietudes que surgen del resto de bandas.

Por lo tanto tendremos que articular medidas para que el resto de bandas se sientan respaldadas y ayudadas por su Ayuntamiento. (ISLAPASIÓN).