Transcurrido ya un mes desde que Jesús Resucitado y Nuestra Señora de la Aurora procesionaron por las calles de Sevilla cerrando una completa Semana Santa y tras la celebración de la feria de abril, la agenda cofrade sevillana vuelve a recuperar parte de su actividad.

En los últimos días del mes se concentraron diversos actos, cobrando especial importancia el Pregón de las Glorias pronunciado en la Catedral el jueves 30 a cargo del cofrade Álvaro Carmona López. Dicho pregón fue presidido por el Simpecado de la Hermandad del Rocío de Sevilla, que para ello fue trasladado a la Santa Iglesia Catedral el día anterior a mano y en solemne Vía Lucis. Ya en la jornada del viernes, primer día de mayo, regresó al Salvador entronizado en su carreta de plata y tirada por bueyes.

Otro acto de relevancia que se inició el primer día de mayo y que está teniendo lugar durante toda esta semana es la Novena de la Hermandad del Rocío de Triana. La misma se celebra en la Real Parroquia de la Señora Santa Ana, por lo que el Simpecado trianero fue previamente trasladado el día 30 de abril a dicha sede desde su capilla en la calle Evangelista. Los cultos culminarán el domingo 10 de mayo con la Función Principal de Instituto. A continuación tendrá lugar el traslado de vuelta del Simpecado a su sede canónica, recorriendo el mismo itinerario que en la ida.

Por último, dos fueron los besamanos celebrados durante el fin de semana, el de San José Obrero y el de la Virgen del Rosario de la capilla de los Humeros en la calle Torneo. Nuestra Señora lucía en un esmerado altar rodeada por múltiples jarras de flores de diversas tonalidades, un decorado característico del mes en el que nos encontramos, el mes de María. (ISLAPASIÓN).

Galerías: