La gaditana Hermandad de Jesús Caído celebra en estos días los actos centrales con motivo del cincuenta aniversario de la bendición y puesta al culto de la imagen de María Santísima de los Desamparados. Por ello el pasado domingo se produjo el traslado de la sagrada imagen en parihuela, sin acompañamiento musical y vestida a la antigua usanza, desde la Iglesia de San Francisco hasta la Santa Iglesia Catedral.

Durante este traslado de ida la Virgen visitó a los más desamparados, entrando en la Iglesia del Carmen, la residencia de mayores José Matías Calvo, el comedor social Virgen Poderosa, la clínica San Rafael, la residencia Fragela, la residencia de ancianos Sor Ángela de la Cruz, la clínica de la Salud, la Casa Oviedo, la residencia de San Juan de Dios.

Cabe desatacar la bendición de un mosaico conmemorativo en la clínica de San Rafael donde en la descripción reza: “Nuestra Madre, la Virgen, visitó a los desamparados de la ciudad con motivo de los cincuenta años de su bendición, acompañada de sus hermanos y devotos. El grupo joven de la Hermandad de Jesús Caído donó este azulejo como recuerdo de tan maravilloso evento. A tus pies Madre y Señora…”

Durante toda esta semana la Santísima Virgen de los Desamparados permanecerá en la Santa Iglesia Catedral donde seguirán los actos del cincuentenario y podrá recibir la visita de todos sus fieles hasta el próximo sábado 9 de mayo, cuando saldrá en procesión extraordinaria de regreso a la Iglesia de San Francisco con el acompañamiento musical de la Banda de Música "Enrique Montero" de Chiclana de la Frontera. (ISLAPASIÓN).


Galerías: