La tarde del Viernes Santo se abrió en la capilla de los Desamparados, al final de la calle San José, con la salida de la cofradía gremial de Sanidad que en este año celebra el XXV aniversario del Santísimo Cristo de la Sangre, Titular cristífero de esta corporación.

La cofradía se ponía en la calle con un reducido cortejo, similar al de años anteriores, en el que destacaba junto al Senatus dos pértigas rematadas en forma de isopo y lanza.

Pocos minutos después de la salida de la Cruz de Guía el paso del Santísimo Cristo de la Sangre se asomaba por el dintel que da entrada a este recinto en una siempre complicada maniobra. El Cristo de la Sangre, y de forma extraordinario por este aniversario, salió a los sones de la marcha Cristo de la Sangre interpretado por la Banda de Música de la Hermandad del Nazareno que acompañaba en la tarde de ayer al paso de palio de esta cofradía. La primera levantá en la calle corrió a cargo de la familia Barroso homenajeada en este año por su pertenencia a esta corporación.

Tras la salida el pertinente giro hacia los ancianos de la residencia de San José que esperaban desde la media tarde para poder ver como invitados de excepción la salida de los pasos de esta cofradía.

En el paso del Cristo de la Sangre se pudo observar la nueva disposición de la imagen de María Magdalena, justo tras el Santísimo Cristo, en lo que será su nueva ubicación a partir de este año.

Cuando aún el primero de los pasos no había abandonado la calle San José el de palio de la Virgen de los Desamparados ya comenzaba su maniobra de salida de la capilla. Estrenando dos nuevos faroles de entrevarales y a los sones de la marcha "Santísimo Cristo del Desamparo y Abandono" comenzaba su transitar por los primeros metros de la plaza de San José.

El recorrido de esta cofradía se desarrolló con total normalidad haciendo su paso por Carrera Oficial en el horario previsto y recogiéndose ante una gran cantidad de público en su capilla en la que destacó el cante de una saeta acompañada por una guitarra así como el "Toque de oración" con el que el Cristo de la Sangre entró en su capilla. 

Salida la de ayer de la Hermandad de los Desamaprados para conmemorar el XXV aniversario de un Crucificado que abrió la tarde de un Viernes Santo completo de cofradías y con la ausencia del viento que impidió disfrutar en plenitud en jornadas anteriores de candelerías encendidas y que en el paso de palio de los Desamparados trajo estampas para el recuerdo. (ISLAPASIÓN).

Galerías:


Comentarios: