La Hermandad del Perdón volvió a deslumbrar a La Isla en una salida procesional marcada por el fuerte viento en la primera parte del recorrido en la que el paso por el puente que da acceso a la rotonda de Agripino Lozano estuvo marcado por las capas blancas al viento y el andar poderoso de su paso de misterio.

Ver esta cofradía es ver llegar a cada uno de los isleños que conforman este barrio de la periferia y ver sus ansias por dar lo mejor de sí mismos para ofrecer y acompañar la salida procesional junto a su Cristo del Perdón al resto de La Isla.

Un Cristo del Perdón que lució de forma magistral tras la restauración de los últimos meses y que pudo ser admirado por un recorrido que aunque estuvo planteado modificarse finalmente se mantuvo desde su salida. La vuelta por la Glorieta con los verdes fondos fue muy aprovechada por los fotógrafos y sirvió de marco incomparable para ver a esta cofradía.

La recogida, entre los vecinos del barrio, marcó el final de una intensa jornada en la Casería en la que se llevó a la Isla todo un arsenal de elementos de hermandad de barrio que maravillaron a los cofrades de la ciudad. (ISLAPASIÓN).

Galerías: