La Hermandad del Ecce-Homo abrió un año más la Semana Santa desde el barrio de la Pastora en una salida marcada por las altas temperaturas de la tarde y una apacible noche de cofradías junto a los Titulares de esta corporación penitencial.

La Cruz de Guía se ponía en la calle en el horario previsto y los penitentes rojiblancos de las secciones de Jesús del Ecce-Homo emprendían el camino hacia el centro de la ciudad. 

El paso de misterio de esta hermandad comenzó a moverse dentro del templo mientras sonaba los primeros compases de la Agrupación Musical Isla de León que esperaba en un lateral del templo. El portentoso paso de esta cofradía pastoreña relucía con el sol que se reflejaba en el dorado de su canastilla. Marchas jubilosas para este paso que se adentraba por Capitanía buscando Real cuando en la iglesia pastoreña comenzaba a moverse el paso de palio de la Virgen de la Salud.

A los sones de la Banda de Música de la Asociación Cultural Musical "Agripino Lozano" y sobre los hombros de una cuadrilla de la asociación de Jóvenes Cargadores Cofrades el palio  comenzaba su transitar con un ritmo que hacía marcar los horarios en todo momento desde la Cruz de Guía hasta el paso de palio.

A su paso por Carrera Oficial ocurrió el único sobresalto en la estación de penitencia de esta cofradía. Un acólito de los que acompañaban a la Virgen de la Salud se desmayó al pasar junto al palco en el que se encontraban los representantes del grupo socialista en el consistorio. El joven fue atendido inmediatamente y a situación no revistió mayor gravedad.

El cortejo continuó hasta la calle Antonio López con total normalidad hasta encontrarse con el parón propiciado por las dos hermandades que pasan antes que esta por el Convento de las Madres Capuchinas. El cortejo tuvo que comprimirse en el tramo de Constructora Naval y Antonio López hasta que la Virgen de la Trinidad concluyó su paso por el convento.

La bajada de la calle Ancha, como es tradicional estuvo acompañada por un gran número de personas que no quisieron perderse este momento en el que la cofradía vuelve a su barrio. Tampoco quisieron perderse los cofrades isleños el paso por la calle Maldonado que este año se incorporaba al recorrido de esta corporación que pasó por vez primera por su casa de hermandad que estaba engalanada y en la que se le tributó con una petalada a la Virgen de la Salud mientras sonaba la marcha "Madrugá Macarena". 

La Cruz de Guía entró en el templo pastoreño 50 minutos más tarde del horario previsto en parte por el retraso recibido en Constructora Naval y también por la ampliación del itinerario que se saldó con un aumento de este tiempo en la calle.

La recogida, la última de la jornada, también estuvo arropada por los cofrades que dijeron adiós en la plaza de la Pastora a un Lunes Santo espectacular. (ISLAPASIÓN).

Galerías: