La Iglesia Conventual del Carmen -y el patio interior del Convento- acogieron esta noche el anual Vía-Crucis que preside la portentosa talla del Crucificado de la Salud y que como cada año estuvo acompañada de feligreses de la parroquia del Carmen.

Junto a cofrades de Santo Entierro y la hermandad del Carmen, así como miembros de otros grupos parroquiales de esta iglesia isleña, fue portado a hombros el crucificado mientras se rezaban las distintas estaciones del Vía-Crucis y las correspondientes meditaciones.

El acompañamiento musical corrió a cargo del coro "Pueri Cantores" en un acto que, aunque desconocido, recoge la esencia de la Cuaresma entre las paredes del Carmen. (ISLAPASIÓN).

Galerías: