Las predicciones sobre la fuerza del viento que azotaba en toda la jornada de ayer a la ciudad de San Fernando hicieron que los cofrades de Medinaceli tras la celebración de su Quinario decidieran que el Vía-Crucis que cada año en la noche del jueves anterior al primer viernes de marzo se celebrara en el interior de la Iglesia Mayor Parroquial.

El viento, y la noche fría, no impidió que muchos cofrades ocuparan los bancos y los laterales de la Iglesia Mayor Parroquial para acompañar en los rezos de los distintos misterios junto a Jesús Cautivo y Rescatado.

Con un templo a oscuras simplemente iluminado con las velas del altar de Quinario y las correspondientes a los distintos altares de la Iglesia Mayor la Cruz parroquial de la Hermandad del Lunes Santo se iba moviendo por el interior del templo. El acompañamiento musical corrió a cargo del Coro "Puri Pedreño" de la Iglesia de San José Artesano.

Tras el rezo de las estaciones del Vía-Crucis se dio comienzo al devoto Besapiés al Titular cristífero de esta cofradía que se situaba en el centro del altar mayor del primer templo de la ciudad. Cientos de cofrades aprovecharon este momento para recibir el primer viernes de marzo, como es costumbre, junto a Jesús de Medinaceli. (ISLAPASIÓN).

Galerías: