El Vía Crucis Arciprestal, organizado por el Consejo Local de Hermandades y Cofradías de Chiclana, abrió el pasado lunes los actos oficiales de la Cuaresma, tras la presentación del cartel de la Semana Santa y la entrega de las tapas del pregón llevados a cabo el Miércoles de Ceniza. 

En esta ocasión, y según el turno establecido por el propio Consejo en cuanto a la imagen que preside cada año el acto, fue el Cristo de Medinaceli el encargado de presidir el Vía Crucis, una estación de penitencia que dio comienzo a las ocho y media de la tarde en el interior de la Parroquia de San Juan Bautista. 

El itinerario de este acto llevó al Cautivo chiclanero por Plaza Mayor, Padre Añeto, Corredera Baja, San Martín, Vega (derecha), Padre Caro, entrada en la Parroquia de San Telmo, La Plaza, Joaquín Santos, Constitución, Plaza Jesús Nazareno, entrada en el Convento de las Madres Agustinas, Larga, Plaza Mayor y Parroquia de San Juan Bautista, donde concluyó pasadas las diez de la noche. 

El cortejo estuvo compuesto este año por la Cruz de Guía y faroles, Grupo Joven y Junta de Gobierno de la Cofradía de Medinaceli, hermanos mayores, Junta Permanente y presidente del Consejo Local de Hermandades y Cofradías, sacerdotes, cuerpo de acólitos, parihuela con la imagen de Jesús de Medinaceli, que fue portada por miembros de la Peña de Costaleros La Ilusión, y los fieles que acompañaron en todo momento a la imagen y participaron del acto piadoso. (ISLAPASIÓN).

Galerías: