El Señor de la Sentencia ha presidido este viernes el via crucis de la hermandad de la Macarena. Acompañado de una multitud, la imagen de Felipe Morales ha recuperado los callejones para este acto en el que ha dejado estampas llenas de sabor antiguo.

Este año, el Señor ha lucido la túnica de los cardos, de Juan Manuel Rodríguez Ojeda, y las potencias de plata sobredorada de Fernando Marmolejo Camargo y sobre un calvario agreste de lavanda, tulipanes, claveles e iris morados, que los Ramito han confeccionado siguiendo la intención de la priostía de inspiración en la naturaleza.

Como ideó la corporación hace unos años, las estaciones han estado marcadas con cruces de penitentes que, una vez leídas los correspondientes pasajes del via crucis, se incorporaban tras las andas del Señor. Una novedad este año ha sido el adelanto horario, que ha permitido ver al Señor a plena luz del día, ya que en años anteriores salía con la noche ya caída sobre la ciudad.

Es, sin lugar a dudas, el via crucis del Señor de la Sentencia de la Macarena uno de los actos más multitudinarios de esta Cuaresma que acaba de comenzar. (ISLAPASIÓN).