Pasadas las fechas navideñas y cuando la gran mayoría de las cuadrillas de cargadores han comenzado ya sus ensayos los hermanos de las distintas corporaciones de penitencia de la ciudad reciben las cartas que anuncian quizás el único contacto durante el año con las casas de hermandades; el tiempo de la recogida de túnicas.

Desde esta semana son dos las hermandades que han comenzado ya a repartir los hábitos penitenciales entre sus hermanos: Columna y Misericordia. En las dos casas de hermandad se respira -incluso con incienso- la llegada de una nueva Cuaresma y las ganas por empezar este simbólico calendario que los llevará hasta una nueva Semana Santa.

Tanto en estas dos cofradías como en la mayoría de las que procesionan en San Fernando se estima un repunte -más significativo que otra cosa- del número de hermanos que participarán en los cortejos procesionales.

Tras Columna y Misericordia las próximas semanas se volverán a ver las colas en el resto de casas de hermandad signo inequívoco que de nuevo, la Cuaresma viene llamando a las puertas. (ISLAPASIÓN).

Galerías: