Coincidencia o no la pasada tarde la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, descolgaba el teléfono para llamar a su socio de gobierno en San Telmo. La llamada servía para hacer oficial el adelanto electoral sin duda algo que a nadie ha pillado por sorpresa. La noticia realmente venía en confirmar o no la fecha que se había barajado en las últimas semanas: domingo 22 de marzo.

Un 22 de marzo que para el público en general pasa por ser un domingo más de la próxima primavera. Quizás para un sector ha podido recordar que en ese fin de semana se jugará el Barcelona-Real Madrid o que ese día se corre la clásica Milán-San Remo para los aficionados al ciclismo.

Pero no, en este reducto de la baja Andalucía, aquí donde es enero y un horno despacha ya roscos de Semana Santa, aquí, sabemos que el domingo 22 de marzo no es un domingo cualquiera sino el tradicional Domingo de Pasión que sirve como última cuenta atrás para lo que muchos estamos contando su llegada desde hace algo más de un año.

Y el Domingo de Pasión no es más ni menos que el Domingo del Pregón de la Semana Santa. Y debe ser que aquellos que gobiernan en nuestra Comunidad Autónoma han visto que en esta jornada se saca un rédito político especial que con esta será la tercera vez consecutiva que los comicios autonómicos coincidan con esta jornada –que es variable en el calendario como variable es la Semana Santa-.

Así fue en el 2008 cuando aquel 9 de marzo –junto a las elecciones generales españolas- los andaluces acudimos a las urnas coincidiendo con aquella jornada en la que el Rvdo. P. Salvador Rivera pronunciaba su tan comentado pregón en el Real Teatro de las Cortes o Antonio Burgos hacía lo propio en el sevillano teatro Lope de Vega.

Y así ocurrió luego, cuatro años más tarde, el 25 de marzo de 2012 cuando a los andaluces se les solicitaba el voto para un nuevo plebiscito cuando en esa misma mañana electoral en La Isla un cofrade de casta y compromiso, Manuel Muñoz Jordán, ponía en pie a un Teatro de Las Cortes repleto de cofrades que tanto le debían por su entrega a las hermandades de San Fernando.

Pues bien, ni una ni dos, sino tres. Será la tercera vez consecutiva que estas elecciones coincidan con el Pregón de Semana Santa, con la jornada en la que los isleños acuden a los distintos templos a venerar a las Vírgenes y Cristos que se expondrán en sendos besamanos.

Se podrán ver algunas imágenes curiosas -como ya las hubo hace cuatro y ocho años- y seguro que el pregonero Antonio Campos no desaprovechará la ocasión para alguna referencia previa.

Casualidad o no volverán a coincidir y los cofrades deberán –aquel que quiera- dedicar parte de su recorrido entre templos y el Teatro a depositar la papeleta en la urna. Recuerden, será la del voto, la de sitio será a partir de la semana siguiente.