De nuevo otro año más el Estadio Iberoamericano se quedó pequeño para acoger a padres y niños que se congregaron en la tarde de hoy para recibir a Sus Majestades los Reyes Magos en una soleada tarde que propició que ninguno se quedara en casa.

Minutos antes de las cuatro de la tarde la Estrella de Oriente y el Heraldo Real tuvieron algunas palabras para los más pequeños que acortaron el tiempo de espera de los Magos de Oriente.

Al igual que en los últimos años Melchor, Gaspar y Baltasar llegaron a San Fernando en helicóptero que aterrizó en el césped del estadio de fútbol entre los aplausos y gritos de los niños que abarrotaban las gradas.

Nada más bajarse del helicóptero Sus Majestades tuvieron palabras de agradecimiento para todos los isleños que le esperaban así como animaron a que todos participaran de la Cabalgata que comenzaría una hora después por las calles del centro de la ciudad.

El último momento en el Estadio Iberoamericano fue la vuelta por la pista de atletismo a todo el estadio de los Reyes Magos junto al Heraldo y la Estrella de Oriente para saludar a todos los niños congregados. Muchos no pudieron reprimir las ganas de ver de cerca a Sus Majestades y saltaron a la pista para saludarlos en primera persona.

Con algo de retraso sobre el horario previsto la cabalgata compuesta por más de una decena de carrozas comenzaba a desfilar desde la avenida Reyes Católicos. Desde aquí y tras su paso por avenidas como Arenal y Almirante León Herrero repletas de público la comitiva se dirigió hasta Hornos Púnicos para por Benjamín López salir a la calle Real.

El tramo de Real fue sin duda el que más público acogió en esta tarde de ilusiones renovadas de niños y mayores que recogían caramelos mientras gritaban los nombres de los Reyes Magos.

Pasadas las ocho y cuarto de la tarde las primeras carrozas llegaron a la altura de la Plaza del Rey donde se encontraba también una gran cantidad de público. Sus Majestades dejaron sus carrozas para dirigirse a pie hasta el escenario instalado en la céntrica plaza de la ciudad en el que dieron el último mensaje a los niños y niñas de San Fernando.

Tras la adoración al Belén situado en el atrio del Ayuntamiento y la intervención del alcalde de la ciudad, José Loaiza, los Reyes Magos pidieron a los niños de La Isla que fueran buenos también en el 2015. 

El espectáculo de fuegos artificiales puso punto final a una larga jornada en la que no faltó la ilusión y una gran cantidad de público para recibir a Melchor, Gaspar y Baltasar un año más en La Isla. (ISLAPASIÓN).

Galerías: