La agenda cofrade del nuevo año arrancó ayer, en su segundo día, con una tradicional cita en Santa María. Con motivo de la festividad del Dulce Nombre de Jesús, la imagen del Nazareno estuvo expuesta en besamano durante toda la jornada. En concreto, el templo abrió sus puertas de once de la mañana a dos de la tarde y de seis de la tarde a nueve de la noche. 

Además del besamano al Regidor Perpetuo, a las ocho menos cuarto se celebró el rezo del rosario, al que siguió la solemne función del Dulce Nombre de Jesús, que predicó el rector del seminario diocesano, Ricardo Jiménez Merlo, y que concelebró el director espiritual de la hermandad, Balbino Reguera. El cantaor gaditano Juan Romero fue quien amenizó musicalmente esta celebración eucarística. 

Durante todo el día fueron largas las colas en el barrio de Santa María para pasar ante el Regidor Perpetuo de Cádiz. (ISLAPASIÓN).

Galerías: