La Hermandad de la Expiración ha celebrado en la noche de hoy el XXXV Pregón a la Virgen de la Esperanza que ha estado a cargo del cofrade isleño Santiago Muñoz Romero.

El acto ha estado precedido de una Solemne Función dedicada a la Titular de esta corporación que ha oficiado el párroco de San Francisco y director espiritual de la cofradía, el Rvdo. P. Gonzalo Núñez del Castillo.

Han acompañado a la hermandad en este día el presidente del Consejo local de Hermandades y Cofradías de la ciudad, José Manuel Rivera Barrera, representantes políticos y algunos hermanos de la Expiración que no han querido perderse este acto junto a la Virgen de la Esperanza.

El acto del Pregón dio comienzo con la lectura por parte de la secretaria de la corporación, Mª del Carmen Márquez Delgado, del acta de elección del pregonero así como dio paso a su presentador el ex Hermano Mayor de San José, Juan Manuel Rueda Cebada.

Rueda Cebada quiso destacar del pregonero su faceta cofrade dentro de las hermandades de Columna y San José así como su vinculación al barrio de la Iglesia Mayor donde vive. No quiso tampoco dejar pasar Juan Manuel Rueda los versos de Andrés Cañada a la jerezana Virgen de la Esperanza de la Yedra para dar paso a las palabras del protagonista de la noche, Santiago Muñoz.

Muñoz Romero supo desde sus primeras palabras plasmar en su voz una de sus principales armas para acercarse ante las plantas de la Virgen de la Esperanza. En su texto recuerdos a sus inicios cofrades, tanto en la hermandad de Columna como la primera vez que pisó un almacén, el de la Hermandad de la Expiración.

También quiso Muñoz Romero que su pregón fuera cercano a la realidad, no dejó pasar por alto la crisis económica, paquistaní Malala Yousafzai o el propio Papa Francisco dando las nuevas caras y nuevos valores de la sociedad y de una Iglesia "cercana y solidaria los 365 días del año".

No faltaron tampoco las referencias a su familia, especialmente emotiva la parte dedicada a su padre fallecido hace más de 10 años, y a sus hijos que siguen los pasos de su padre en las cofradías y que ambos sueñan con ser toreros.

Finalizó su exaltación Santiago Muñoz con un regalo en forma de letra de fandango por "todo el bien que me haces" según anunció el pregonero. El fandango decía:

Que amargo sorbo te dieron
a beber aquella noche
y tus ojos se encieron
y sin dar ningún reproche
sobre tu pecho fundieron
puñales de oro y bronce
que amargo sorbo te dieron
a beber aquella noche

El acto finalizó entre los aplausos de los asistentes y las fotos de familia junto a la Virgen de la Esperanza que podrá ser visitada el próximo día 18 en su anual besamano como próximo acto organizado por la cofradía de la Expiración. (ISLAPASIÓN).

Galerías: