De histórico puede calificarse el pasado lunes 8 de diciembre y día de la Inmaculada en el municipio sevillano de Écija, la ciudad astigitana y conocida por la de las siete torres comenzaba a vivir el que será un año intenso, cargado de actos y cultos con motivo del cuarto centenario de la proclamación del voto concepcionista.

Tras la eucaristía de inicio del Año Santo Mariano concedido por el Papa Francisco a la localidad y oficiada por el arzobispo de Sevilla Juan José Asenjo Pelegrina en la Parroquia Mayor de Santa Cruz y ante la patrona la Virgen del Valle quedó inaugurado el magno besamanos mariano.

Un besamanos histórico que por primera vez en la localidad permitió ver a todas las imágenes marianas de Écija expuestas en besamanos, un total de 26 imágenes repartidas en 14 templos y que permanecieron durante toda la jornada del día 8, algunas en horario continuado previsto en un principio o adaptado a última hora ante la cantidad de personas que quisieron visitarlos todos, devotos mismos de Écija y todos los que quisieron acercarse hasta la patrimonial ciudad para ser testigo de tan magno acontecimiento.

Todas las dolorosas titulares de las Hermandades a las que acompañaron titulares también de Gloria más otras imágenes que incluso eran bajadas por primera vez de sus altares para estar en besamanos como el caso de la Divina Pastora en Santiago. Montajes de todo tipo, la Piedad de la Merced bajo su palio, la Caridad de la Yedra sentada, la Inmaculada del Cautivo sobre su paso y otras a las que no le hicieron falta montajes algunos al estar situadas ante los magníficos retablos que presiden los templos astigitanos.

Este magno besamanos se repetirá el 8 de diciembre de 2015 para cerrar un año histórico y que quedará marcado y escrito con caracteres indelebles, como a Asenjo le gusta decir, en la historia de la ciudad de Écija y al que todavía le queda mucho por vivir de aquí a ese próximo 8 de diciembre. (ISLAPASIÓN).

Galerías: