Rocío para la Virgen de la Palma Coronada en una vuelta magistral en Cristo de la Misericordia. Genial triángulo para iniciar el recorrido de la imagen viñera por su barrio, un año más con muchísima gente en la calle a lo que contribuyó que este año la jornada cayera en sábado. 

Previamente, a las seis y media de la tarde la procesión salía a su hora y poco después de asomar el paso por la puerta de la iglesia de La Palma, al mando del capataz Antonio Valero, la banda Soledad de la localidad sevillana de Cantillana tocó su marcha Palma coronada

En el cortejo numerosos hermanos portando cirios y representaciones del Nazareno de Santa María y de La Salle. Día grande en el barrio, como el Lunes Santo, por lo que muchos balcones de la calle de la Palma estaban con colgaduras, al igual que en José Cubiles, que era una de las grandes novedades del recorrido durante este año. 

Poco antes de las diez de la noche, tres horas y media después de salir, el paso de la Virgen de la Palma ya enfilaba la calle que lleva su nombre para recogerse poco después y poner fin a una jornada intensa que comenzó durante la mañana. 

Así, a las nueve tuvo lugar el rosario de penitencia que salió desde la iglesia de La Palma y que llegó hasta La Caleta donde se llevó a cabo la bendición de las aguas, rememorando los hechos del maremoto de 1755 cuando el sacerdote Francisco Macías sacó un crucifijo y fue hasta la muralla de La Caleta para bendecir las aguas. 

Poco después, a las doce del mediodía tuvo lugar la función votiva de acción de gracias en el templo viñero. Esta estuvo presidida por el obispo de la diócesis, Rafael Zornoza Boy, que estuvo acompañado en la celebración por el párroco, Rafael Fernández, y el vicario parroquial, Antonio Silva. 

Hubo amplia presencia de autoridades municipales, como fue el caso de la alcaldesa, Teófila Martínez, y los concejales Bruno García, Juan Antonio Guerrero, Pablo Chaves y José Macías. También estuvieron en el templo los ex hermanos mayores Manuel Cerezo y Antonio Lucero y el próximo pregonero de la Virgen de las Penas, Luis Rivero. 

La misa fue típicamente gaditana con la intervención del coro parroquial que dirige José Luis Fatou.

Galerías: