Cientos de isleños han participado en la jornada de hoy de la tradicional Romería del Cerro que un año más ha unido a la tradición religiosa de los Copatronos de la ciudad, San Servando y San Germán, la fiesta y el entretenimiento de un día en el que el buen tiempo ha acompañado.

La jornada comenzó a las diez y media de la mañana en la parroquia del Buen Pastor donde se encontraban las imágenes de los Copatronos. Desde allí y con un cortejo formado por las salineras del 2014 y el acompañamiento musical de la Banda de Música de la Asociación Cultural Musical "Agripino Lozano" la parihuela con los santos mártires se encaminó en dirección al Cerro.

Antes de llegar el cortejo se acercó a la asociación de vecinos Casas Blancas en la que una representación de la misma realizó una ofrenda floral. Desde aquí hasta la confluencia con la entrada del puerto de Gallineras donde esperaba en otra parihuela la Virgen del Carmen propiedad del Club Náutico que tras realizar un encuentro, se incorporó al cortejo.

Conforme se acercaba la llegada al Cerro eran más los isleños que acompañaban a esta romería que como particularidad cambió su ubicación este año dentro de este recinto. Se desechó la tradicional misa junto a la ermita por una celebración eucarística en la explanada de la entrada del Cerro. Sin embargo esta modificación -añadido a las altas temperaturas- tampoco hizo que fueran muchos los fieles que acompañaran a esta misa que ofició el párroco del Buen Pastor. 

La ceremonia religiosa contó con el acompañamiento musical de un coro que utilizó letras alusivas a la festividad así como las tradicionales ofrendas de nueces, piñones y otros frutos típicos por parte de las salineras del Carmen de este año.

Una vez finalizada la eucaristía ambas parihuelas -que se situaron durante la misa a ambos lados del altar- emprendieron su regreso. Los Copatronos en dirección a la ermita del Cerro en la que permanecerán hasta el próximo año y la Virgen del Carmen hacia el muelle de Gallineras en la que quedará hasta el próximo mes de julio para la tradicional procesión marítima en el día de su festividad. 

La vuelta de la Virgen del Carmen contó también con el acompañamiento musical de la Banda de Agripino Lozano en lo que fue el final de los actos religiosos de esta jornada.

Mientras en la explanada inferior del Cerro concluían los actos religiosos eran muchas las familias que comenzaban a llegar para disfrutar de un mediodía y una tarde entre actividades lúdicas y amena conversación.

La jornada ha concluido con las actividades programadas por la asociación hípica isleña que como de costumbre ha puesto su granito de arena en esta festividad con concursos y exhibiciones que se han desarrollado durante toda la tarde.

Un año más La Isla ha demostrado como rito religioso y fiesta recreativa pueden unirse en un mismo espacio manteniendo una de las tradiciones más antiguas de nuestra ciudad, la Romería del Cerro de los copatronos San Servando y San Germán. (ISLAPASIÓN).

Galerías: