Pocos comercios de la ciudad pueden presumir de llegar a cumplir un siglo de vida. Hoy una de las pastelerías más reconocidas de la ciudad, la Victoria o la de la Alameda como fue conocida también en el argot popular, ha llegado a ese número redondo, cien años al servicio de los isleños.

El 23 de octubre -festividad de los copatronos de la ciudad San Servando y San Germán- de 1914 nacía en San Fernando un establecimiento que tras tres generaciones sigue manteniendo la esencia de ese local basado en técnicas artesanales para fabricar los mejores productos con el sabor de siempre.

Su vinculación con la Semana Santa viene a raíz de uno de los productos más típicos que salen de su obrador, los tradicionales roscos de Semana Santa que son seguramente una de las características más definitorias de nuestra Semana Mayor y que al menos la hace más singular.

También desde hace 20 años este establecimiento concede el Rosco de Oro a personas o entidades que se caracterizan por la difusión de nuestra Semana Santa.

Para celebrar esta efemérides en la mañana de hoy el alcalde de la ciudad, José Loaiza, ha querido trasladarse hasta el establecimiento -que hoy por motivo del aniversario estaba cerrado- para reconocer el trabajo y la constancia de sus dirigentes y trabajadores.

Por la noche, en el salón de celebraciones Yeyo, la familia Del Águila ha querido compartir con familiares y amigos este aniversario con una celebración en la que no han podido faltar los productos típicos de este comercio tradicional de La Isla.

Una jornada de celebración para un comercio con históricas raíces en el mundo cofrade de San Fernando y que desde la dirección de ISLAPASIÓN queremos sumarnos a las muestras recibidas por todo el mundo cofrade e isleño en general en el día de hoy. (ISLAPASIÓN)

Galerías: