Un domingo de octubre cargado de salidas de glorias tanto por la mañana como por la tarde. El tiempo acompañó, incluso con temperaturas que han llegado a superar los treinta grados. La Virgen de la Sierra, de las Nieves y el Rosario de San Julián salieron a la calle.

San Roque volvió a la normalidad. Una vez del regreso de la hermandad de gloria y la de penitencia, la Virgen de la Sierra protagonizaba una procesión de un templo reabierto hace pocos días.

Por tal motivo, la filial de Cabra visitó la capilla de los Negritoslugar donde ha permanecido esta corporación durante los últimos diez meses. Poco a poco esta salida va consolidándose en un horario matinal cada vez más usado por las glorias.

En la puerta de la Carne, la Virgen de las Nieves de Santa María la Blanca. Una de las históricas, clásica y que Sevilla no suele perderse por todo lo que conlleva. Hubo un cambio de recorrido al no poder transitar por la zona del barrio de Santa Cruz por el que suele recorrer debido a la grabación de la serie Juego de Tronos.

Casi media hora más tarde a la prevista hizo la salida por no estar cortado el tráfico. Un percance que no deslució el tener uno de los mejores itinerarios existentes en una procesión en Sevilla sino que dejó además, imágenes realmente espectaculares por los alrededores de la Catedral y la plaza de la Alianza, dándole un aliciente más con los sonidos de la banda del maestro Tejera. 

Por último en San Julián. Día festivo en el barrio con la Virgen del Rosario. Feligresía engalanada, el estreno de una nueva marcha de la banda del Sol en sus cuarenta años de vida que van a cumplir y un gran ambiente entorno a una devoción que aglutina cada vez más público, hizo vivir una tarde espléndida en el entorno de San Julián. 

Galerías: