Desde el mediodía de ayer la jerezana Hermandad del Desconsuelo barajaba partes meteorológicos adversos que apuntaban a que la jornada tan esperada y que remataba este 300 aniversario de la bendición del Señor de las Penas no iba a ser completa. En la propia mañana miembros de su junta de gobierno ya atisbaban la posibilidad de hacer el recorrido hasta la iglesia de San Lucas y de allí volver a San Mateo para a las diez de la noche, hora en la que estaba previsto un 100% de probabilidad de lluvia, estar ya resguardados.

Estos comentarios se materializaron en la reunión que su Junta de Oficiales mantuvo a las cuatro de la tarde y en la que decidieron salir con destino a San Lucas. Con algo menos público de lo previsto comenzaba el discurrir del cortejo de los Judíos de San Mateo por las calles de Jerez mientras la Agrupación Musical de la Sentencia apuntaba una y otra marcha.

Especial el paso por la Plaza del Mercado, así como la llegada a San Lucas con marchas como "Reo de Muerte" o "Rey de la Plazuela". Hasta aquí el andar del misterio fue tranquilo, recreándose en cada uno de los vaivenes que llevaban en volandas entre un mar de público al Señor de las Penas hasta el templo de San Lucas. Allí comenzó a llover. Además una lluvia persistente que hizo que la vuelta prevista desde San Lucas se hiciera por el mismo recorrido pero a paso de agua. Llovió mucho, al menos en ese espacio de tiempo.

Ya con el misterio en la plaza de San Mateo cesó la lluvia y volvieron las marchas que devolvieron al Señor de las Penas a su templo entre las palmas de un público que no abandonó en ningún momento las aceras para seguir el camino de regreso al templo de la corporación del Martes Santo.

Hasta aquí la historia del efímero sueño de los cofrades jerezanos de los Judíos que pudieron ver a su Cristo por las calles de Jerez pero seguro por mucho menos tiempo del esperado. 

Tras este cambio de planes no se dejó fuera de programa el acto que tuvo que haberse llevado a cabo en El Alcázar, la entrega del título de hermano mayor honorario al Ayuntamiento que tuvo lugar en San Mateo a la hora que estaba prevista en el recinto monumental, siete y media de la tarde. Incluso, para rematar la singular jornada, la banda de Las Cigarreras de Sevilla, que tenía previsto incorporarse desde el Alcázar, se acercó a San Mateo para interpretar algunas composiciones. (ISLAPASIÓN).

Galerías: